Trabajando para hacer realidad los sueños

abril 8, 2024 7:00 am

Inés Gómez es productora y promotora agroecológica de la aldea Santa Avelina, en San Juan Cotzal, Quiché. En su terreno familiar, junto a su esposo, cultiva maíz, frijol y diversas hortalizas mediante el sistema milpa, asegurando así el acceso a alimentos saludables y nutritivos.

Antes de unirse a los proyectos de Fundebase en la región Ixil, doña Inés se ocupaba de sus cuatro hijas, mientras que su esposo, don Gaspar, trabajaba como guardia de seguridad en la costa sur.

La familia adquiría alimentos en el mercado local, ya que no producían nada en casa.

El aporte económico de don Gaspar no alcanzaba para cubrir todas las necesidades familiares, especialmente los gastos educativos de sus hijas, quienes estudiaban en diferentes niveles académicos.

El sueño de ambos es ver a una de sus hijas graduada de la universidad.

Con la llegada de Fundebase, todo cambió

Cuando el promotor de Fundebase les invitó a una reunión en la comunidad, todo cambió.

Movida por la curiosidad, doña Inés se aventuró a cultivar miltomate, hierba mostaza, güisquil y chile, al enterarse de los beneficios de la diversificación de cultivos para la disponibilidad de alimentos.

Debido a la falta de tiempo para atender los cultivos, don Gaspar dejó su trabajo para dedicarse por completo a la agricultura.

Actualmente, aplican el sistema milpa, combinando maíz con frijol y ayote, además de cultivar hortalizas como repollo, cilantro, hierba mostaza, güisquil y rábanos.

Los aprendizajes en la Escuela Campesina

En la escuela campesina de Fundebase, aprendieron técnicas de siembra, la importancia de la diversificación de cultivos y la elaboración de abonos orgánicos con estiércol animal. Con las ganancias de las ventas, invirtieron en ganado para producir estiércol.

Doña Inés se encarga de vender los productos en el mercado local. Sus ingresos han aumentado al expandir los cultivos y añadir más variedades como güisquil, acelga, malanga, chile y frijol.

Diariamente venden entre Q300.00 y Q350.00 en el mercado, además de las ventas en casa, asegurando así su alimentación todo el año con los productos de su parcela. Los recursos obtenidos los invierten en la educación de sus hijas.


Categorizado en: ,


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.