Ejes Estratégicos

El Buen vivir es una propuesta política porque rompe con el consumismo de bienes y servicios y con el discurso que considera persona por lo que tiene y no por lo que es. Se construye, se crea y recrea desde lo que familias y pueblos producen, celebran, los identifica y demandas de sus derechos negados (salud, vivienda, educación, medios de producción) y porque recuperar el respeto en/por la comunidad y universo que definen el horizonte para el sustento humano. “El universo está compuesto por sujetos con los cuales se hace comunidad, no por objetos a utilizar”.

Para FUNDEBASE el Buen vivir recupera valores como el respeto, la solidaridad, la transparencia, la responsabilidad, la puntualidad, elementos sustantivos de la propuesta de los pueblos indígenas.

 

EJES ESTRATÉGICOS

Los ejes estratégicos son los senderos promovidos, reflexionados, recreados y socializados cuyos objetivos específicos buscan el bien común y desarrollo participativo. Son coherentes con la Misión/Visión/valores institucionales.

 

  • Agricultura sostenible y soberanía alimentaria -ASSA-

La ASSA potencia la productividad de las familias sean campesinas indígenas o no. No se reduce a la agricultura “orgánica” o aplicación de “tecnología apropiada”. Es una propuesta holística garante de la preservación de los recursos y capacidades para la alimentación sana. Un consumo responsable y consciente que favorece primero a la solución de las necesidades básicas. La defensa de los derechos a una alimentación sana y al comercio justo de productos limpios.

Rompe con la agricultura convencional -que se difunde como “agricultura verde” por parte de las transnacionales Monsanto, Dupont y Syngenta que no es otra cosa que producir biomasa o el uso incontrolable de los recursos naturales “agua, energía, semillas, pesca y acuacultura, procesamiento y distribución de alimentos, fertilizantes, plaguicidas, minería, farmacéutica, biotecnología y comercio de granos y más (…) incluyen biología sintética, manejo de datos, producción de algas y micro algas y genética animal”.

La ASSA entiende el comportamiento de la naturaleza y armoniza el equilibrio parcelario comunitario, huertas familiares para eliminar paulatinamente la dependencia hacia los insumos externos como agro venenos y desafiar la hambruna, el cambio climático y los riesgos de eventos antrópicos.

La tecnología apropiada favorece la reconstrucción de suelos “muertos” o desérticos, se depende menos de los productos derivados del petróleo y reducen los costos. Su integralidad está en la producción de bienes (alimentos) y servicios (vivienda, educación, salud) que resuelven necesidades familiares y de la naturaleza (beneficios ecológicos y ambientales).

 

img_1113

 

 

  • La Economía Solidaria –ECOSOL-

Algunos también la llaman Economía Social Solidaria, es una propuesta alternativa a la economía capitalista. Promueve a los/as productores y organizaciones sociales construir surcos productivos alternativos que cambien las relaciones de inequidad por medio de nuevas formas de producción, recuperación de valores y principios, establecer condiciones apropiadas según las capacidades de quienes participan y hacen de la ECOSOL una propuesta viable.

En Guatemala hay experiencias en la construcción del funcionamiento del circuito económico (producción, consumo, comercialización y distribución) privilegiando la experiencia comunitaria existente. Un reto es tener una visión estratégica de fortalecimiento organizativo de nuevas relaciones económicas (rural y urbana) alternativas al capitalismo. “Es una forma diferente de producir, vender, comprar e intercambiar lo que es necesario para vivir. Sin explotar a nadie, sin querer llevar ventaja, sin destruir el medio ambiente. Cooperando, fortaleciendo al grupo, sin patrón ni empleado, cada uno pensando en el bien de todos y no en su propio bien”.

La ECOSOL es parte de la ASSA y la construcción de la autonomía y defensa del territorio. Una economía organizada resiste las amenazas y tentaciones del consumo de bienes y servicios o políticas de gobiernos que enajenan las conciencias de las familias. Genera empleo y mercados solidarios para desterrar productos y paquetes tecnológicos convencionales.

img_1973

 

 

  • Poder popular y Defensa del Territorio

El ET y Dirección de FUNDEBASE desde su experiencia crea, recrea, reinventa, conceptos y políticas coherentes a su intervención. El Eje Poder popular apareció producto de su acercamiento a experiencias de poder comunitario indígena en el occidente de Guatemala. Es parte sustancial de la defensa de la autonomía y territorio. Es un concepto rejuvenecido en América Latina que da enseñanzas y críticas desde Chile, Colombia, Perú, Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador o México entre otros.

El Poder Popular y la Defensa del Territorio es una propuesta política de interrelación de sujetos y sujetas de su devenir histórico. Es un devenir cotidiano y territorial de aprendizajes del ejercicio del poder. Es una metodología cuyas dudas y contradicciones son parte del auto aprendizaje colectivo en la producción y organización. Es una forma de escucha y construcción de la horizontalidad frente al patriarcado globalizado como la “hiedra capitalista”.

Se construye cuando las comunidades crean propias maneras de hacerlo, sabiendo controlar su producción, rotar sus mandos y auto criticarse, auto gestionarse como base social capaz de controlar a sus dirigentes. La defensa del territorio es inherente a la autonomía como fin y medio donde los/las sujetos/as comunitarias establecen su identidad, equidad y las alternativas posibles para su Buen vivir.

 

poder-popular
 

  • Mujer y juventud

Este eje estratégico se trabaja desde el enfoque de equidad y derechos. Se facilitan acciones garantes de la redistribución de los medios de producción y bienes públicos y privados. Para es fundamental crear las condiciones materiales y humanas de libertad y participación democrática.

El Estado no ha cumplido desde 1996 los Acuerdos Legislativos nacionales y Convenios Internacionales sobre los derechos a las Mujeres Niñez y Juventud incluso el reciente Decreto 27-03 (N° 2767) llamada la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia.

Más del 60% de las Mujeres y jóvenes viven en condición de riesgo bajo amenazas del desempleo, conflictos sociales (salud, educación y seguridad), crimen organizado (particularmente tráfico o trata de personas, distribución de droga por amenaza, etc.). El Estado de Guatemala tiene los recursos para que los Derechos Internacionales y políticas nacionales sobre Mujer y Juventud se cumplan. Incluso hay propuestas preventivas para que sea un sector que goce condiciones de vida digna.

Este eje facilitará recursos y metodologías de protección y condiciones para la participación de las mujeres y jóvenes en las decisiones y resolución de sus problemas, en garantizar que la inversión pública sea invertida en programas preventivos para superar las amenazas estructurales y coyunturales, superar la pobreza participando en acciones que garanticen una calidad de vida humana, en que sea un sector reconocido y legitimado como sujeto o sujeta y actor social de cambio comunitario.

 

dsc01012

 

LINEAS TRANSVERSALES

Las líneas transversales se interrelacionan con una o varios puntos de referencia y que definen contenidos en la gestión de un proyecto/proceso/plan para paliar o cambiar necesidades sociales. En términos pragmáticos cada línea garantiza la pertinencia e impacto de la intervención. En el caso de fortalecimiento institucional se propone una orientación programática por su especificidad.

 

  • Equidad de Género

FUNDEBASE posee una política de género que en el próximo quinquenio mejorará. Se lucha por una mejor comprensión de los derechos y diferencias en relación a los roles, necesidades, acciones y oportunidades para revertir ideas erróneas sexistas creadas por el patriarcado. Es caminar hacia la transformación de las relaciones entre hombres y mujeres que superan daños, riesgos, desventajas igualmente reproducidas por el sistema desigual existente.

Se mantendrá una política de inclusión, escucha, respeto, compromiso para que esta línea sea vivida en la intervención institucional. Se realizarán acciones específicas de formación en torno al rescate de la masculinidad.

El género abarca las relaciones justas entre hombres y mujeres en conexión con otras dimensiones de la vida cotidiana sociales, parentesco, etnia, clase, edad, productivas. Hablar de género no es igual a trabajar sólo y para mujeres. Implica las relaciones sociales entre los/as actores que enfrentan al poder patriarcal.

 

  • Derecho de los pueblos indígenas

La población indígena ha sido objeto de los embates del capitalismo (modificación de su vida, cultura y territorio). Frente a ello FUNDEBASE aporta instrumentos, metodologías y herramientas para que las/as destinatarios/as reduzcan las amenazas, rescaten su biodiversidad y los saberes ancestrales, resistan la violencia y exclusión de los partidos políticos y luchen por el reconocimiento de sus derechos universales y específicos como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos desde 1948.

Los derechos de los pueblos indígenas son igual de importantes como el resto. No sólo se centra en el cumplimiento del Convenio 169. Son complementarios, inalienables e irrenunciables. Avanzan, crecen, se enriquecen, son evolutivos. Tienen relación con los derechos civiles y políticos, los económicos sociales y culturales, con los derechos a la seguridad, soberanía alimentaria y nutricional, el derecho a la salud, educación, trabajo, medio ambiente, libre determinación.

Esta “línea transversal” se desarrollará durante la integración de los ejes de trabajo, porque los pueblos indígenas luchan para dar a conocer sus derechos específicos, por la tierra y territorio y para resistir la depredación de sus recursos, por la recuperación de su soberanía y establecimiento de su auto gobierno.

Se rescatan valores fundamentales como la unidad, voluntariado, solidaridad, equidad que es sinónimo de reparto de los recursos y servicios públicos para el beneficio común, el interés colectivo de la población. La transparencia, participación y control social de las acciones de quienes gobiernan y descuidan ese interés común.

 

  • Justicia climática

La situación climática en Guatemala continúa agravándose. hay incapacidad estatal de generar políticas preventivas que asuman los gobiernos locales, municipales y nacionales. Han fracasado las Convenciones internacionales en torno al cambio climático. El impacto es severo en la producción agrícola, reducción del agua y mantos acuíferos. Se presagia aumento del hambre, la basura y agotamiento de los recursos naturales. Tanto el transporte, las empresas extractivas y constructoras o tala de bosques se suman a la concentración de gases de efecto invernadero –GEI-.

No es suficiente resumir acciones a la mitigación o adaptación al cambio climático cuando son los países desarrollados deben asumir su responsabilidad internacional porque países como Guatemala son a los que más les impacta el cambio climático. Su atención tendría que ser holística para analizar las múltiples causas y condiciones del cambio climático y el derecho de los pueblos a ejercer la justicia climática.

La justicia climática como “Línea transversal” no se separa de la gestión de riesgos y vulnerabilidades. Va más allá. Es la comprensión integral del comportamiento del medio natural como ecosistema y la responsabilidad compartida de los pueblos, sectores económicos, gobiernos y capital internacional para construir una política social frente al individualismo consumista que frena la sostenibilidad de los recursos naturales y humanos.

FUNDEBASE atendería prioritariamente el impacto del Fenómeno del Niño o la Niña en la producción familiar por lo que la ASSA podría mitigar el cambio climático. Las zonas donde interviene hay una tendencia a la desertificación por lo que la sequía en un reto a afrontar fortaleciendo la conciencia sobre la cosecha y uso de agua, el reciclaje pues en definitiva el cambio climático retrasaría los objetivos de desarrollo del milenio.

 

  • Formación Política

En FUNDEBASE la formación política es fundamental porque trata que los/as facilitadores/as, dirigencia, liderazgos comunitarios y las familias destinatarias sean sujetas/os de su historia. Es una práctica cotidiana amarrada a las capacitaciones, formaciones especializadas, intercambios de experiencias en torno a los ejes. La persona observa su realidad, la analiza individual y colectivamente para cambiarla. El comportamiento de escucha constante permite aprender del otro/de la otra con capacidad de actuar, de decidir, de comprometerse a acompañar a la población destinataria para lo cual tendría que leer e investigar sobre los fenómenos que afectan el universo comunitario, local, municipal o nacional. Inclusive internacional.

Es la capacidad de recrear y desatar nudos que impiden la libertad popular apoyados/as en la educación popular -Paulo Freire- que consiste en “aprender-haciendo”, “dialogando”, comprendiendo y expresando sentimientos, revalorando cosmovisiones y desestructurando alienaciones. La educación popular es práctica política al propiciar cambios personales, comunitarios y sociales. “Se basa también en una pedagogía crítica y creadora que apuesta por el desarrollo pleno de las capacidades cognitivas, sicomotoras, comunicativas y emocionales en las personas”.

 

  • Fortalecimiento institucional

FUNDEBASE -como toda organización de desarrollo- demanda recursos técnicos, metodológicos, presupuesto para ser eficientes durante y posteriormente a su intervención social. El Fortalecimiento institucional son aquellas acciones y programas que elevan las capacidades del personal y garantizan la sostenibilidad política, económica y social institucional.

Sostenibilidad política porque su propuesta estratégica -ejes, valores y Visión- es absorbida, compartida, aceptada, interiorizada por los/as destinatarios/as y no destinatarios/as de su intervención. Es social en la medida que aumenta las/os afiliadas/os a los propósitos de cambio de vida y de las estructuras que niegan la dignidad humana. Es económica porque la necesidad de elevar la eficiencia de la gestión de recursos y fondos durante su intervención.

Tanto la Dirección como el ET es exigido a identificar los nudos que limitan la consolidación metodológica, técnica, pedagógica y sostenibilidad de FUNDEBASE. El hecho de garantizar proyectos financiados no significa que haya sostenibilidad. Se trataría de construir un Fondo propio y solidario cuyos recursos podrían atenuar la falta de financiamiento.

No hay una receta única de fortalecimiento institucional sino la necesidad de crear capacidades para que FUNDEBASE se ajuste a los contextos locales donde interviene y que sus herramientas (comunicación, visibilización, planificación, monitoreo y evaluación), metodologías (sistematización de experiencias y aprendizajes), conceptos sean las adecuadas. De ahí que esta línea transversal sea dinámica y que su estructura, Dirección, procedimientos, toma de decisiones, división del trabajo viabilicen su misión. “La sostenibilidad, en un sentido amplio, abarca analíticamente a la organización y sus capacidades para mantenerse como actor social sostenible. La sostenibilidad de actividades concretas, por otra parte, nos lleva a poner un énfasis mucho más limitado en los flujos de financiamiento para el desarrollo y en la variedad de mecanismos de movilización de estos recursos”.

De modo que el flujo grama institucional queda de la siguiente forma:

 

captura-de-pantalla-2016-10-26-a-las-12-31-14